<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d13226666\x26blogName\x3dGazapping\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://gazapping.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://gazapping.blogspot.com/\x26vt\x3d4069063535188383637', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

6.06.2005

Hasta 2006 hay elecciones

Por Astolfo Sánchez

(Con bastante frecuencia escuchamos expresiones como "Hasta las dos abren las oficinas" queriendo decir que están cerradas y sólo a las dos abren, pero en buen castellano significa que están abiertas pero a las dos cierran.)

Argos en una de sus columnas sobre gazapos, escribía:

Hay que llamar la atención acerca del mal empleo del hasta en el cual incurren infaliblemente nuestros hermanos bogotanos y que nadie ha podido desterrar de su habla. Contra ese uso incorrecto luchó desde hace más de cien años su paisano don Rufino Cuervo, y lo único que logró fue dar coces sobre el aguijón. Pero no está por demás repetir sus palabras:

'Hasta sirve para explicar el punto adonde llega alguna cosa que antes ha durado más o menos tiempo: "A las cuatro llega" y "Hasta las cuatro no llega" son frases de significado parecido que se prestan a contaminación, y efectivamente en Bogotá se dice "hasta las cuatro llega" , omitiendo el "no", como en "A las cuatro llega".

Con sólo una pregunta se puede aclarar perfectamente si debe ponerse el "no". Supongamos esta frase: "hasta las cuatro vuelve": se pregunta "¿vuelve antes de las cuatro o no vuelve?". Si se responde "no", como es natural, debe decirse "hasta las cuatro no vuelve". Demos otro ejemplo: "hasta morir estará triste"; haciendo esta pregunta: ¿estará triste antes de morir o no? Como se responde que es indudable que no, debe ponerse el no. "Hasta ayer tarde se sintió enfermo" ¿se sintió enfermo antes de ayer o no? Si se contesta afirmativamente es correcta la frase; si negativamente, incorrecta.

Todo esto es fácil de aclarar con acudir al expediente de preguntas y respuestas; así: "No me voy hasta que no me pague"; pregunto: ¿cuándo se acaba el no irme, o sea cuándo me voy, al pagar o al no pagar? Claro que es al pagar, luego no hay lugar a la negación.

Hasta aquí Cuervo. En otra columna sobre el mismo tema, menciona Argos lo que le ocurrió a una persona que vino a Bogotá a hacer unas compras. Alguien le informó que el tal almacén lo abrían "hasta las dos". Tranquilo con esa información, la persona compró pasaje de regreso para la una y a las doce se fue al almacén y lo encontró cerrado, NO abrían hasta las dos. Tuvo que ir a tomar su avión de regreso y perdió el viaje. Eso le pasó por provinciano.

Comments:
Gracias por la leccion a cerca del 'hasta'. Primera vez que encuentro comentario positivo sobre la gramatica de los colombianos costeños, y eso es importante explorarlo mas. Digamos que para contribuir a erradicar la estigmatizacion que plaga a los colombianos en general.
 
Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?